Zancadas alternas

0



Las zancadas alternas suponen una variedad de las zancadas tradicionales muy frecuentes en los entrenamientos enfocados al fortalecimiento de las piernas y los glúteos. Este ejercicio puede realizarse con mancuernas, o bien, con el propio peso corporal, siempre teniendo en cuenta que no se debe inclinar el torso hacia adelante cuando desplazamos la pierna y mantener los abdominales contraídos en todo momento. Descubre a continuación la técnica de las zancadas alternadas y todos los beneficios que te pueden aportar.

GlúteosPiernas
MancuernasSin material

Cómo hacer zancadas alternas

La técnica de las zancadas alternas es muy sencilla, aunque si eres principiante, deberás empezar haciéndolas lentamente y, poco a poco, añadir intensidad y rapidez al ejercicio. Toma nota de los pasos principales para hacer zancadas alternando las piernas, tal como te indicamos a continuación:

  • 1

    Realiza una zancada normal, con cuidado de no inclinar el torso hacia delante durante su ejecución.

  • 2

    Salta ligeramente al final del movimiento hacia arriba para, por medio de la descarga en el punto más elevado, y realiza un cambio de pierna.

  • 3

    Procura que los saltos sean cortos y cada vez más rápidos.

RECOMENDACIÓN

Al principio, y con el fin de adquirir seguridad, el tiempo de contacto con los pies durante el movimiento hacia abajo puede ser relativamente largo. Puedes aumentar la intensidad de las zancadas alternas ejecutando el cambio de pierna de forma tan profunda como puedas. El tren superior no debe alterar la profundidad de su posición.

Beneficios de hacer zancadas alternas

Los beneficios de las zancadas alternas se concentran sobre todo en el fortalecimiento del tren inferior. Este ejercicio resulta ideal para todos aquellos deportistas que deseen tonificar las piernas y los glúteos, principalmente, aunque también puede ayudar a trabajar los abdominales y conseguir más resistencia muscular.

Sobre el autor