Peso muerto a una pierna

0

El peso muerto sobre una sola pierna supone un ejercicio completo y efectivo para reforzar la parte inferior de la espalda. Mediante la combinación de grandes grupos musculares, este ejercicio supone una forma de ejecución muy compleja y entrena el grupo muscular y su capacidad de equilibrio.



Para hacer peso muerto a una pierna correctamente es esencial mantener la espalda totalmente recta durante todo el ejercicio y trabajar de forma lenta y controlada para evitar el balanceo de la pierna elevada.

AbdominalesGlúteosLumbares
Sin material

Cómo hacer peso muerto a una pierna

A la hora de hacer el peso muerto con una sola pierna es importante trabajar de forma pausada y controlada, con el fin de evitar el desequilibrio del cuerpo. Toma nota de los pasos que debes seguir para hacer peso muerto a una pierna en casa, en el gimnasio o al aire libre:

  • 1

    Colócate en la postura de paso al frente con el cuerpo ligeramente flexionado hacia el suelo y desplaza el punto de gravedad a la pierna delantera.

  • 2

    Eleva la pierna atrasada haca atrás-arriba y flexiona al mismo tiempo el tronco hacia adelante hasta que pierna y tronco forman una línea horizontal. Durante este movimiento hay que, simultáneamente, flexiona un poco la pierna de apoyo para garantizar que la espalda se mantenga recta.

  • 3

    Desciende después la pierna y llévala hacia el tronco hasta adoptar de nuevo la posición inicial.

RECOMENDACIÓN

Recuerda no dejar caer la cabeza, sino mantenerla siempre en prolongación de la columna vertebral, recta hacia adelante. Ejecuta el movimiento solo en una posición horizontal en la que la espalda y la pierna activa se encuentren en línea.

Si deseas aumentar la intensidad del ejercicio, puedes coger con las manos unas botellas de agua o mancuernas. También puedes realizar el peso muerto a una pierna con los brazos estirados hacia adelante.

Beneficios de hacer peso muerto a una pierna

El peso muerto con una sola pierna supone un ejercicio ideal para fortalecer la zona lumbar, los glúteos y las piernas. Además, trabajarás el equilibrio y la coordinación del cuerpo. Por ello, si tu objetivo es tonificar, no dudes en incluir este ejercicio en tu rutina.

Sobre el autor