Si no tienes mancuernas, barras, pesas o máquinas de entrenamiento a tu alrededor, tu única opción para entrenar es sin duda la Calistenia. Se trata de uno de los tipos de entrenamiento funcional que existen, cuyo objetivo principal es ganar fuerza, flexibilidad y agilidad. Descubre a continuación todo lo que necesitas saber sobre el entrenamiento de Calistenia o con el propio peso del cuerpo, sus principales características y ejercicios básicos.

¿Qué es la calistenia?

Muchos amantes del fitness se preguntan cómo se llama el deporte con el propio peso corporal. Pues bien, he aquí la respuesta: Calistenia. Como ya hemos avanzado, la Calistenia engloba todos los ejercicios que se pueden realizan sin material, en los cuales la resistencia que se debe emplear es únicamente la que lleva a cabo el propio peso corporal.

Con los ejercicios calisténicos,- los cuales forman parte también de otras disciplinas deportivas como el Crossfit -, se intenta conseguir una mayor contracción muscular, ya que de esta manera, es posible mejorar la postura, definir los músculos y modelar el cuerpo en poco tiempo.

Origen de la Calistenia

Para encontrar los orígenes de la calistenia debemos remontarnos a la Francia de hace tres siglos, donde este entrenamiento apareció como un método de entrenamiento sencillo y enfocado principalmente a la movilidad y flexibilidad del cuerpo. De hecho, los primeros atletas de la antigua Grecia ya usaban los ejercicios calisténicos en sus rutinas de entrenamiento.

La palabra calistenia proviene del griego kallos (belleza) y sthenos (fortaleza), y se refiere a todos aquellos ejercicios que pueden realizarse sin ayuda de un material específico. Precisamente, de estos ejercicios con el propio peso corporal deriva el “street workout” (conocido así en Estados Unidos), una modalidad centrada en el entrenamiento de calle, es decir, en parques, plazas y lugares públicos con estructuras de barras de hierro similares a las que podemos encontrar en los gimnasios.

Beneficios de practicar Calistenia

Empezar a hacer ejercicios calisténicos

Maridav || Shutterstock

Aunque la Calistenia no es un tipo de entrenamiento enfocado a perder peso, lo cierto es que muchos deciden empezar a hacer ejercicios calisténicos por la gran ayuda que supone para aumentar masa muscular y esculpir la silueta. Otros de los beneficios de la calistenia son los siguientes:

  • Aumento de la resistencia, la potencia y la fuerza muscular.
  • Ideal para conseguir hipertrofia muscular.
  • Mejora la flexibilidad y la agilidad.
  • Corrige la postura corporal y ayuda a mejorar la coordinación y el equilibrio.
  • Modela el cuerpo de un modo más natural.
  • Fortalece las articulaciones y previene las lesiones en brazos y piernas.
  • Ayuda a quemar la grasa acumulada en piernas y abdomen.

Rutina de ejercicios calisténicos

Los abdominales, las dominadas, las flexiones, los burpees… Son solo algunos de los ejercicios calisténicos que pueden incorporar a tu entrenamiento diario para alcanzar tus objetivos. Tanto si vas a entrenar en casa como si prefieres hacer Calistenia al aire libre, estos son algunos de los movimientos que puedes incluir en tu rutina de ejercicios de Calistenia:

Consejos para empezar a hacer Calistenia

Como en cualquier otro deporte, es importante conocer una serie de consejos para empezar a hacer Calistenia para reducir el riesgo de lesiones. Si quieres iniciarte en la Calistenia, aquí tienes algunas recomendaciones básicas para hacerlo sin imprevistos:

  • Realiza siempre un calentamiento antes de hacer los ejercicios de tu rutina.
  • Nunca entrenes con fatiga muscular, fiebre, agujetas o cansancio excesivo.
  • Si eres principiante en la Calistenia, no hagas los ejercicios a gran velocidad y con mucha intensidad.
  • Realiza ligeros estiramientos musculares al finalizar la rutina de entrenamiento.
  • Protege tus manos con guantes y asegúrate de llevar ropa y calzado deportivo cómodos.
  • Aprende los ejercicios básicos para iniciarte en la calistenia e incorpóralos a tu rutina de entrenamiento.